lunes, 20 de agosto de 2007

Escucho una voz que me dice o De Músico, Poeta y Loco…

Antes de contarles está historia quisiera darles un antecedente para que no me crean así de buenas a primera que estoy tan loco; lo cierto es que empecé mis estudios universitarios en la Academia Militar de Venezuela y en esa institución tuve la oportunidad de conocer a un militar de apellido Chávez Frías, donde un día entablé una conversación que duraría poco menos de cinco minutos; realmente esa conversación por si sola no marcó nada importante en mi vida, hasta que en los primeros días de febrero de 1.992 lo vi nuevamente, pero esta vez por televisión después del levantamiento contra el gobierno de CAP; fue a partir de ese momento que aquella conversación adquirió mayor significado.-
Dado el antecedente anterior, mi vida trascurrió como la de la mayoría de los venezolanos, con sobresaltos y tranquilidad; un buen día y muy de vez en cuando empecé a escuchar una voz y no era mientras meditaba o dormía, tampoco era una voz de ultratumba o de algún fantasma, no ésta era la voz de una persona vivita y coleando, esa voz me pregunta por mi familia, ¿que como nos va?, ¿si nos hemos beneficiado con alguna misión?, ¿si me pre inscribí en el PSUV?, y cosas como esa, jamás esa voz me había dicho que realizara algo, pero en la última oportunidad en que escuché esa voz, me encomendó una misión y era intentar restaurar la normalidad entre algunos camaradas que tontamente se habían puesto a pelear en el momento más cumbre del Debate Nacional; ante este mensaje a García, he decidido realizarlo a como de lugar y ya he adelantado mucho en esa encomienda aunque no lo he logrado a la perfección; esa voz la escucho yo solo, aunque en la mayoría de las oportunidades cuando escucho esa misma voz, la escuchan casi todos de los venezolanos, en televisión, en la radio y en oportunidades no la escucho pero si leo lo que dijo en el periódico, pero cuando la escucho yo solo es extrañamente por teléfono, les adelanto que mi esposa me dice que seguramente es un mamador de gallo o que me estoy volviendo loco, ¡yo no lo creo!, pero ¿quién sabe?; lo cierto de todo esto, es que estoy dispuesto a realizar la misión que me encomendó y una vez realizada a cabalidad, estoy dispuesto a ir a un psiquiatra, para que me diga si estoy loco de perinola o simplemente es él el que me llama, y no porque yo dude de mi cordura, sino más bien por aquellos de que “de músico, poeta y loco todos tenemos un poco”, y a mi en lo particular, me encanta la música, escribo una que otra poesía, por lo que según la primera premisa debo tener algo de loco.-

Felicitaciones Presidenciales

Felicitaciones Presidenciales

El Elegido Silvio Rodríguez video de Goku el héroe de mi hijo Sebastián

Yo pisaré las calles nuevamente Pablo Milanés/Víctor Manuel


Atardecer en Juan Griego